Complacencias

1-877-354-3646

Blog Videos

Reflexión: Niño Golpeado

Golpear a un hijo es un acto tan irracional y cobarde que debería avergonzar al género humano. Golpear a un hijo es caer en el peor de los abusos. Es imponerle la ley del más fuerte a una indefensa creatura. Golpear a un hijo es un acto salvaje. Si anhelas un mundo de paz, jamás golpees a un niño. Comienza cuidando la integridad física y moral de tu hijo. Hazlo fuerte y valiente pero no agresivo. Corrígelo con amor, no a golpes. Trátalo con ternura y dile que lo quieres.